Cabecera del espacio Lanzarote Natural, acceso al mapa web y volver al inicio
Ubicación de la isla de Lanzarote, datos de interés, eventos, Municipios, servicios de interés, información turísticaNaturaleza de Lanzarote, geografía, espacios protegidos, reserva de la Biosfera, senderos, volcanes, flora, fauna, zonas de acampada, TimanfayaPatrimonio Lanzarote, cultura, historia, folklore, artesanía, deportes típicos, tradiciones, fiestas, gastronomíaAlojamientos, centros de exposición, museos, hoteles, productos agroalimentarios, actividades al aire libre, centros de venta de artesaníaInstituciones, espacios y eventos, contacto, información de interés, productos agroalimentariosAsociación para el desarrollo rural de Lanzarote
PATRIMONIO: cultura, historia, deportes típicos, tradiciones, de los habitantes Lanzaroteños

Patrimonio

>>   Paisajes agrícolas

>>   La Cultura del agua

>>   Las Calderas

>>   El viento

>>   Los Castillos

>>   Ídolos y Ermitas

>>   Las Creencias Aborígenes

>>   La Presencia de la Iglesia Católica

>>   Casas y Palacios

>>   Las Construcciones Civiles

>>   Las Salinas

 

El Viento

Parque Eólico en Los Valles

>>    A lo largo de su historia la población de Lanzarote ha ido adoptando diferentes tipologías de molinos, en función de las condiciones físicas de la isla y de la innovación tecnológica del hombre. Estos molinos y su estructura permanecen en muchos casos, como ejemplos vivientes de las diferentes sectores económicos existentes en isla.

Debido a la escasez de agua, los cultivos en el pasado se centraban en los cereales (trigo, millo, cebada, etc.) y junto a Fuerteventura, Lanzarote se convirtió en el granero de Canarias, surgiendo un gran número de molinos que se utilizaban para moler los granos y obtener el gofio, base y fundamento de la dieta insular.

En función de la energía empleada y de su evolución se pueden encontrar diferentes tipologías de molinos que han existido en la isla:

Podemos comenzar con los molinos de tracción manual, utilizado por los majos (aborígenes de Lanzarote) y que se mantuvo sobre todo en las familias humildes para realizar el gofio o la harina para el consumo doméstico. Están hechos de basalto cavernoso y son la base de lo que con posterioridad serán los molinos de viento o tracción animal. Por lo general, su forma es circular, siendo el tamaño más frecuente de las piedras entre 30 o 35 centímetros de diámetro.

Otra variante son los morteros, que consta de un receptáculo de piedra o madera y un mazo de madera con que se golpea el grano depositado en el primero.

La evolución de la economía insular y la llegada de animales domésticos como el camello o el burro, posibilitó la introducción de los molinos de tracción animal. Denominados Molino de Sangre o Tahonas, supuso el aumento de la capacidad de producción y de la fuerza impulsora, que se lograría con la multiplicación de individuos que los hacían funcionar.

- Tahona de tracción animal:
Son una herencia directa de la noria de sacar agua. Consiste en una gran rueda dentada colocada horizontalmente, que gira sobre su eje movida por un camello o burro y pone en movimiento otra rueda vertical que acciona los engranajes y a su vez las piedras de moler. El eje principal sostiene una larga vara (almijarra), de la cual se trasmite la fuerza que pone en movimiento todo el mecanismo. Actualmente son varios los caseríos que mantienen los elementos de las tahonas, pero son pocas las que se pueden poner en funcionamiento.

- Tahona de mano:
Es una pequeña máquina donde el movimiento de las piedras se produce manualmente a través de una manivela. El mecanismo es el mismo que la tahona de tracción animal.

El viento es una constante en Lanzarote, aspecto que favoreció el establecimiento de los molinos de tracción eólica.

Dentro de estos habría que distinguir entre:

1. Molino de Viento: nacieron para moler grandes cantidades de grano. La función principal de los molinos es recoger la energía producida por el viento y poner en acción una serie de piezas, que colocadas estratégicamente, mueven las piedras o “muelas” del molino, entre las que se ha vertido el grano para ser triturado. El molino canario para hacer gofio se compone de una torre de planta circular, de barro, cal y piedra, consta de dos o tres alturas y está coronada por una caperuza con armazón de madera de tea. Las aspas son las que reciben la fuerza del viento y hacen girar la rueda dentada.

2. Molina de viento: En el siglo XIX y a principios del XX destacaron las molinas de viento, localizadas principalmente en Güime, Mácher, Mala, Playa Blanca, etc. La base de la Molina es de planta rectangular con altura de 2,2m. La torreta de madera tiene una longitud de 6 a 7m, que gira desde la base para orientar las aspas según la dirección del viento. Con menor cantidad de viento produce un gofio de más calidad que el molino de viento.

Ejemplos representativos de ellos nos encontramos en :

- Molinos de El Patio (Tiagua):
El Museo Agrícola El Patio, como perfecto exponente de las fincas agrícolas de Lanzarote, alberga 2 tipos de ingenio destinados al aprovechamiento del viento: una molina y un molino, diferenciados por tamaño y estructura.

- El Molino de Don José María Gil:
Se edificó en 1870 con el fin de hacer gofio. En 1919 fue comprado por José María Gil, personaje destacado del folklore de la Isla, que le dejaría su nombre.

Las instalaciones, construidas posteriormente, siguen produciendo gofio.
Situación: San Bartolomé

- La Molina de Don Juan Armas:
Fue construida en 1910, suponiendo un avance respecto a los modelos existentes al poseer 12 aspas triangulares cubiertas por lona, lo que permitía mejores rendimientos.
Situación: San Bartolomé

3. Molino de Salina: De estructura muy similar a las molinas. Sirven como elevadores del agua del mar, desde un pozo, para hacerlos llegar a los cocederos de sal. Sus aspas pueden ser de lona o de planchas metálicas. Su presencia era un referente en los puntos costeros, actualmente todavía se pueden ver varios ejemplos, destacan los de las salinas del Janubio.

4. Molinos aerogeneradores: permiten la generación de energía eléctrica, por medio del aprovechamiento de la fuerza del viento reduciendo el consumo de energías contaminantes. Lanzarote ha ido incorporando a la generación de energía estos molinos, destacar la producción de energía eléctrica para las potabilización de agua, produciendo un equivalente a 2.000 m3 al año de agua. Creándose el parque eólico de Los Valles, instalado por INALSA en el Barranco de Tenegüime (TM. de Teguise) y que cuenta con un total de 48 aerogeneradores.

Esta energía renovable, al igual que otras como la solar, deberían de ser un referente de mayor importancia para la población insular, ante sus características como energía no contaminante y renovable.

Visitas  3114